Spanish English French German Italian

Hay 628 invitados y ningún miembro en línea

Si ingresas con tus datos de usuario tienes acceso a todas las opciones de la web.
Regístrate automáticamente con tu cuenta de Facebook!
 

Participa con nosotros!

"La investigación traslacional no es una moda, sino una necesidad"

Todos los comentarios que tengas acerca de lesiòn medular, que no encajen en ningùn otro foro.
Avatar de Usuario
Juan(Skull001)
Mensajes: 1688
Registrado: Diciembre 14th, 2005, 5:11 pm
Ubicación: Peru
Contactar:

"La investigación traslacional no es una moda, sino una

Mensajepor Juan(Skull001) » Marzo 24th, 2009, 10:22 am

"La investigación traslacional no es una moda, sino una necesidad"
Entrevista al Dr. José López Barneo.

El Dr. José López Barneo nació en Torredonjimeno (Jaen), una tierra rica en ácido oleico, sustancia de demostradas propiedades neuroprotectoras; allí nació su interés por la ciencia entre olivos y lecturas sobre las hazañas de Pasteur y de Fleming. Hoy es uno de los científicos más brillantes de nuestro país.

23/03/2009

Licenciado en Biología y Catedrático de Fisiología en la Universidad de Sevilla, cuenta con Premio Rey Juan Carlos I "Jóvenes Investigadores" y el Premio Jaime I de Investigación Científica. Tras su paso por EEUU, la experimentación del equipo de López Barneo en Sevilla se centra en la utilización de algunas células del cuerpo carotídeo, "el pequeño cerebro" para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson y por extensión a otras patologías de tipo neurológico como la ELA y la lesión medular. Tras protagonizar un apasionante seminario con investigadores del Hospital Nacional de Parapléjicos, habló para Infomédula.

¿Cómo entró el interés por la ciencia en su vida?

Desde niño era buen estudiante, cuando me hicieron un homenaje en mi pueblo, Torredonjimento en Jaén, me entregaron la ficha que rellené cuando tenía diez años en la que ya ponía que quería ser médico. Me gustaba leer historias de grandes científicos, como Fleming y Pasteur y, un poco animado por las grandes gestas de ellos, muy pronto quise ser investigador.

¿Qué queda en usted de aquél médico de pueblo en contacto directo con los problemas de salud y la realidad de las personas?, ¿Cómo ha influido aquella experiencia en su quehacer como científico?

Me encanta la medicina, que me haya decantado por la investigación es porque a nivel vocacional era una forma mejor para mi perfil personal para luchar contra la enfermedad. Tuve una experiencia como médico en el pueblo de mi mujer, Peñarroya-Pueblonuevo, durante dos meses y cuando voy en verano me recuerda la gente, también fui alférez-médico durante cinco meses en el ejército.

¿Cómo ve en España lo que se viene a llamar investigación traslacional?, ¿es sólo un término de moda o se está acelerando el viaje del laboratorio a la realidad clínica?

La investigación traslacional no es una moda, sino una necesidad. Nadie discute que la investigación biomédica, cuyo objetivo es atacar, prevenir o conocer mejor la enfermedad para tratarla no se podría hacer sin enfermo y sin médico. Desde que regresé a España, después de trabajar en Estado Unidos, traté de potenciar el desarrollo de este tipo de investigación, que hoy todavía una asignatura pendiente.

Nuestro país tiene un gran desarrollo asistencial, una red de hospitales bastante decente y una sanidad pública reconocida en todo el mundo, pero la investigación unida a esos grandes centros está más atrasada a lo que debería. En mi opinión uno de los principales objetivos es dar valor añadido a los centros asistenciales potenciando la investigación biomédica alrededor de las enfermedades.

¿Cómo se debería percibir en los justos términos el potencial medico, de la terapia celular?

En mi opinión el justo término pasa por separar lo que es la ciencia de la discusión ideológica, política, e incluso ética y religiosa, una discusión legítima pero distinta. Hay que apoyar a la ciencia y venderla a los medios de comunicación a posteriori, una vez que se ha realizado el descubrimiento médico o científico, pero no a priori. El gran defecto que tiene a veces la comunicación científica consiste en que periodistas o científicos venden humo y caen en la propaganda. Es bueno que la sociedad moderna participe de los avances científicos, porque para eso paga sus impuestos. Los científicos tenemos la obligación de comunicar lo que hacemos, pero una vez que lo hayamos hecho, no antes.

Sin vender humo ¿qué podemos esperar en los próximos años a corto y medio plazo de las investigaciones científicas?

La biomedicina en los últimos cincuenta años ha sufrido un avance espectacular en todos sus campos, en el cáncer, en lo que es la terapia celular, la terapia génica, pero muchos de estos avances aún no han sido transferidos a la clínica y no han dado como resultado la curación de grandes lacras como el cáncer, enfermedades cardiovasculares; neurodegenerativas, como el alzheimer o el parkinson o enfermedades infecciosas, como el sida. Creo que en los próximos quince o veinte años vamos a vivir una gran transferencia de conocimientos de la biología a la medicina que va a redundar en la mejora de la calidad de vida y en la longevidad de la población. De hecho ya estamos llegando a cotas de longevidad inimaginables. Sin hacer propaganda con ello, creo que hay que animar a la población porque la biomedicina será una de las mayores fuentes de riqueza, de creación de empresas, y de transferencia al sector clínico, por lo que es importante hacer inversiones para que esto siga adelante.

Usted encontró, y fue publicado en la revista Cell, que en el cuerpo carotídeo de adulto se encuentran células madre que se pueden expandir en células tipo neuronas e incluso buscar un nuevo tratamiento del Parkinson. Cuéntenos.

Es una pequeña glándula, que se localiza en el cuello y que tiene una serie de características biológicas y de sustancias que la hacen potencialmente útil para el tratamiento de las patologías neurodegenerativas. Sin embargo tiene el inconveniente de que es muy pequeña lo que está limitando la verdadera transferencia a su uso clínico más extendido. Un reto que tenemos planteado es como hacer que el cuerpo carotídeo in Vitro lo podamos extraerlo del sujeto expandirlo y mucho más grande poder usarlo como terapia.

¿En qué punto está el desarrollo tecnológico que permita trasladar esa investigación a la clínica?

Hemos publicado en revistas científicas importantes, donde se muestra la capacidad potencial del cuerpo carotídeo para curar enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson, y para crecer en vítreo; en ratas de experimentación esto funciona bastante bien, pero está por ver su aplicación en el hombre. En los últimos siete u ocho años hemos realizado dos estudios piloto en pacientes con Parkinson a quienes trasplantamos su propio cuerpo carotídeo con resultados atractivos, pero no lo suficientemente buenos como para extender esa terapia de forma generalizad. Por eso ahora nuestro gran reto tecnológico en el que estamos concentrados es extraer el cuerpo carotídeo, aumentarlo y transplantarlo.

¿Qué aspectos podrían conectar sus investigaciones con el problema de la lesión medular traumática o como consecuencia de enfermedad?

El cuerpo carotídeo, aunque su utilidad la hemos planteado en enfermos de Parkinson, donde hay una vía nerviosa destruida, creemos que, sin crear falsas expectativas, también sería interesante probarlo en otras patologías que cursan destrucción de vías nerviosas. En este sentido hay dos patologías en las que el implante del cuerpo carotídeo podría presumiblemente hacer algún beneficio: una es la esclerosis lateral amiotrófica, la famosa y terrible (ELA), una enfermedad que afecta a las motoneuronas espinales y produce unas parálisis terribles y otra es la lesión medular, al menos en su etapa aguda o subaguda ,si se inyectasen células del cuerpo carotídeo en cantidad suficiente podrían presumiblemente tener un efecto facilitador de la regeneración nerviosa durante esos primeros días que son críticos después de la lesión para obtener luego a medio plazo el mejor resultado posible. Aunque todavía no se ha realizado un ensayo experimental en animales si consiguiéramos expandir el cuerpo carotídeo lo suficiente sería interesante testar a ver que pasa con estos productos en lesiones medulares.

Usted ha trabajado en Estados Unidos, donde el nuevo presidente Barack Obama, ha quitando la suspensión de ocho años a una investigación de células madre embrionarias impuesta por su antecesor, George W. Bush. ¿Qué trascendencia tendría esta decisión en la comunidad científica internacional?

Me parece excelente que Obama quite el freno que estaba poniendo Bush para poder realizar ensayos clínicos con células madre embrionarias humanas. Insisto en lo de separar debates políticos y científicos, a los investigadores lo que nos interesa es probar con algo que funcione, que nos permita curar enfermedades. Personalmente creo que en sociedades donde está aprobado el aborto parece absurdo poner cortapisas al uso legal de las células madre embrionarias humanas para la investigación. Si no se hace investigación con este tipo de células no sabremos lo que realimente lo que se puede hacer con ellas.

¿Qué siente un científico como usted cuando piensa en los campos inexplorados del cerebro o del sistema nervioso?, exitación intelectual, vértigo, le entran más ganas de trabajar...

Yo creo que todos los científicos somos ambiciosos, queremos conocer lo desconocido, romper las barreras del conocimiento que existen en un determinado momento de la Historia. Esa ansia de conocer, de saber la realidad, entender el mundo, predecirlo, manipularlo, en el mejor sentido de la palabra, es fundamental para el científico. La ciencia requiere un gran esfuerzo, la inteligencia por supuesto también cuenta pero hay que sudar mucho sudar la camiseta, también cuenta la suerte. Los científicos, como los ciclistas, somos sufridores natos. Entonces cuando luego descubres algo, aunque sea una aportación pequeña la satisfacción es muy grande. Lo que en España hace falta es estimular para que muchos jóvenes desarrollen su vocación científica y luego apoyar para que se dediquen a la ciencia con salarios dignos, financiación para poder hacer experimentos y montar laboratorios.

Qué paradoja, parece demostrado que el ácido oleico del aceite de oliva tenga propiedades neuroprotectoras y usted viene de una tierra de olivos como es Torredonjimeno en Jaén.

El aceite de oliva tiene muy buenas propiedades curativas de todo tipo, entre ellas tiene un efecto neuroprotector. Yo no he trabajado nunca en aceite de oliva pero me alegra mucho cuando veo ciencia de calidad bien hecha demostrando las cualidades del aceite de oliva.

Se han cumplido 200 años del nacimiento de Darwin. A partir de él ¿cree que son antitéticas la concepción científica y la concepción espiritual del mundo?

Creo que la concepción correcta del mundo es la de Darwin, está clarísimo. En ciencia todo es discutible, pero mientras no se aporten experimentos nuevos, la experimentación de los últimos 200 años no han hecho sino confirmar a grandes rasgos la teoría de la evolución de las especies. Las posiciones espirituales son respetables, pero cuando se meten en camisas de once varas se entra en contradicciones, cuando uno dice la teoría creacionista, que Dios creó a todos los seres vivos lo que es insostenible, la realidad experimental demuestra que eso no es así. Hay muchos religiosos con una visión compatible con el darwinismo, creen que Dios es el gran hacedor y una vez que creó la vida y el universo nos dejó solos para que la evolución hiciera su papel. Es insostenible lo de aquellas personas, una minoría, que desde posiciones religiosas niegan la teoría de la evolución. Darwin se considera uno de los padres de la ciencia moderna.
Fuente

Social Media

   

Volver a “Lesiòn Medular en General”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 21 invitados

cron