Spanish English French German Italian

Hay 768 invitados y ningún miembro en línea

Si ingresas con tus datos de usuario tienes acceso a todas las opciones de la web.
Regístrate automáticamente con tu cuenta de Facebook!
 

Participa con nosotros!

Mi Amigo Miguel

Avatar de Usuario
Italo Violo
Mensajes: 383
Registrado: Septiembre 22nd, 2004, 7:48 pm
Tu relacion con lesion medular: Lesionado
Ciudad: Cantaura
Pais: Venezuela
Ubicación: Venezuela
Contactar:

Mi Amigo Miguel

Mensajepor Italo Violo » Septiembre 5th, 2010, 9:00 pm

MI AMIGO MIGUEL

Una mañana, mientras me ocupaba en mis quehaceres, entró a mi habitación un hombre de mediana edad, su rostro reflejaba el dolor del olvido y la desesperanza…



Ítalo Violo V.


Sabemos que es posible que una persona que haya caído en desgracia puede lograr una plena restauración a tal punto que puede alcanzar niveles de estabilidad y prosperidad aun mayores que el que pudo poseer con anterioridad.

Hay quien se atreva a negar tal posibilidad, no obstante, la experiencia nos hace saber de buena tinta que la mejor argumentación para demostrar que sí es posible sacar provecho de las adversidades es sacar a la luz los ejemplos de quienes han podido sobreponerse a ellas para vencer.

Mientras mis pensamientos se hacían letras me vino a la memoria mi amigo Miguel… Recuerdo la primera vez que lo vi… Una mañana, mientras me ocupaba en mis quehaceres, entró a mi habitación un hombre de mediana edad, su rostro reflejaba el dolor del olvido y la desesperanza, el desgaste de sus ropas hacía lucir su pobreza y sus manos estaban manchadas del negro que dejaba el roce con las desgastadas ruedas de su destartalado instrumento de movilidad, las cuales habían perdido los aros de agarre desde hacía mucho.

Esa mañana conversamos por largo rato, tiempo que mi visitante utilizó para explicarme algunos pormenores de su situación… al finalizar la entrevista lo vi salir junto a su pequeño sobrino que intentaba ayudarlo. Mientras, mi corazón se estremecía de impotencia al observar como sus manos agarraban los sucios neumáticos de su silla de ruedas. Esa mañana contuve mis lágrimas para dejarlas fluir como manantial cuando quedé a solas…

Miguel tuvo un accidente de tránsito mientras se trasladaba con una carga de paneles de vidrio desde la ciudad de Barcelona, capital del Estado Anzoátegui, a Anaco donde reside. En el trayecto, el chofer perdió el control de la camioneta donde viajaban, se volcaron y salieron despedidos del vehículo. Llevando Miguel la peor parte, una fractura en su columna vertebral lo dejó paralítico de por vida. Si nos ocupásemos de los pormenores de su estadía en el hospital, convalecencia y posteriores desventuras tendríamos material suficiente para escribir un libro por lo que nos limitaremos a esbozar someramente su postrer estado después de que su mirada empezó a perderse en la oscuridad de sus temores.

Miguel supo de nosotros luego de una invitación a un evento para personas con discapacidad que nuestra asociación estaba organizando, le hablaron de lo importante de dicho evento pero hizo caso omiso a lo que se le dijo. Ese fin de semana se fue a tomar licor con unos amigotes, su desprecio a si mismo y el deseo de olvidar su desdicha le hicieron embriagarse al punto que despertó al tercer día de aquella farra. No era para menos, Miguel no veía hacia adelante, no tenía motivos para vivir; sus hermanos le menospreciaban y querían tirarle a la calle; su esposa, con quien había llevado una vida tormentosa, lo había dejado; su única hija permanecía en un orfanato; una amiga me comentó mucho después que le tenía miedo, pues se sentaba con cara de obstinado al frente de su casa con un machete en mano dispuesto a darle con esa arma a cualquiera. Días después de haberlo conocido nos llamó por teléfono porque su padre y uno de sus hermanos, habiéndose embriagados, le golpearon y terminaron de romper el trastajo de silla que le daba un poco de libertad. Ese día llamamos a la policía para protegerlo…

Generalmente no salía de casa a no ser para sentarse a ver a quien pasaba o para embriagarse, pero el aprecio que le mostramos le hizo venir con frecuencia acompañado de su sobrino a nuestro lugar de residencia. Un día, la sorpresa fue mayúscula, Miguel movió su vieja silla, ya reacondicionada, él sólo y atravesó las peligrosas calles hasta llegar adonde nosotros.

Con el tiempo le dimos una responsabilidad en la asociación de personas con discapacidad y esto, junto a la motivación de la que se fue apropiando, le hizo crecer anímicamente hasta convertirse en un férreo luchador por sus derechos y el de los demás.

Miguel trabajó durante un año para desarrollar una cooperativa de construcción, ha apoyado para organizar a las personas con discapacidad de la ciudad donde vive, fue líder en la paralización de una importante empresa gasífera que se negaba a emplear a personas con discapacidad, a esta hora está creando el primer sindicato de trabajadores petroleros con discapacidad del Estado Anzoátegui, está trabajando dignamente en una gran empresa como encargado en una oficina… Llegando más allá, consiguió pareja con quien está formando su nuevo hogar.

Adquirió un terreno muy bien ubicado al que el Alcalde de la ciudad quiso expropiarle junto a un lote de otros propietarios, pero no se dejó amilanar y lideró una comitiva que viajó a la capital de la República para defender sus derechos y le torció el brazo a quien tiene más fuerza que él. Ahora construye lo que será su hogar, que de seguro estará mejor fundamentado porque sus valores han cambiado en los que, además de lo que se puede ver, es capaz de resaltar los principios morales y espirituales ante lo puramente material.

Ahora todos sus hermanos, hermanas y sus antiguos conocidos van a donde está él, comen con él en su casa, le respetan dejando atrás los males que habían hecho venir sobre él y hasta de vez en cuando tiene que decir a alguien que no puede atenderle en ese momento porque tiene muchas ocupaciones.

Ahora mis ojos brillan de alegría cada vez que le veo rendir una declaración en la prensa local, ganar una medalla o cuando recibo en mi recinto a un hombre bien vestido y con manos limpias que hace rodar una silla esplendente en la que se desplaza luciendo una amplia sonrisa y una mirada firme.

Cantaura, 11 de Agosto de 2010

Publicado originalmente en: https://sites.google.com/site/italoviol ... igo-miguel
Mi lema es: "CREAR OPCIONES PARA LA VIDA PORQUE UNA SILLA DE RUEDAS NO BASTA". Podemos llevar una vida productiva y feliz. Lo digo yo que soy ÚTIL Y VICTORIOSO.
Visita mi blog: http://asociacionutilyvictorioso.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Evange
Mensajes: 67
Registrado: Agosto 14th, 2010, 6:37 am
Tu relacion con lesion medular: Mielopatía
Ciudad: Entre Ríos
Pais: Argentina
Agradecimiento recibido: 1 vez

Re: Mi Amigo Miguel

Mensajepor Evange » Septiembre 10th, 2010, 8:28 am

Me emocionan estas historias de superación!

Gracias, Italo!

Saluditos.
No te des por vencido. Ni aun vencido. Si te postran diez veces te levantas otras diez, otras cien, otras quinientas.
No van a ser tus caidas tan violentas, ni tampoco por ley han de ser tantas.
Almafuerte


Social Media

   

Volver a “Aspectos Psicológicos”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 17 invitados