Hay 240 invitados y un miembro en línea

Si ingresas con tus datos de usuario tienes acceso a todas las opciones de la web.
Regístrate automáticamente con tu cuenta de Facebook!
 

Participa con nosotros!

Lo peor de tener una lesión medular

Todos los comentarios que tengas acerca de lesiòn medular, que no encajen en ningùn otro foro.
Avatar de Usuario
berny
Administrator
Mensajes: 2321
Registrado: Diciembre 31st, 1969, 7:00 pm
Ubicación: Colombia
Agradecido : 33 veces
Agradecimiento recibido: 59 veces
Contactar:

Lo peor de tener una lesión medular

Mensajepor berny » Noviembre 7th, 2018, 12:57 pm

https://www.elsaltodiario.com/recapacit ... on-medular

Lo peor de tener una lesión medular
Cómo enfrentarse a la realidad de tener una lesión medular, cuando la vejiga y el intestino no funcionan de la misma manera que antes.

NEREA GABILONDO

PUBLICADO
2018-11-07 11:50:00
Lo peor de tener una lesión medular no es no poder andar, eso es lo de menos. Al fin y al cabo, rodar tampoco está tan mal, te acostumbras. Hay otro tipo de consecuencias que son más difíciles de integrar en tu vida sin que te ocasionen incomodidad, vergüenza, impotencia o dolor.

Si tienes una lesión medular, lo mejor que te puede pasar es que tus extremidades superiores no se vean afectadas. El nivel neurológico de la lesión determinará las capacidades que permanecerán operativas y la independencia que tendrás.

Como he comentado, lo importante no es no poder andar, no son las piernas, unas manos operativas permiten hacer una vida prácticamente como la de cualquier otra persona sin lesión medular.

Lo peor de una lesión medular no suele hablarse, ya sea por desconocimiento o por ser considerado un tabú.

Para entrar mejor en el tema y abarcar su importancia, añado un breve resumen extraído de la página del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, centro de referencia en lesión medular:“La médula espinal es la gran autopista, protegida por la columna vertebral, por la que circulan los impulsos nerviosos de ida y vuelta del cerebro al resto del cuerpo. Cuando la médula se daña, se interrumpe la comunicación de mensajes, desde el punto donde se ha producido la lesión y, en mayor o menor grado, según si esta es completa o incompleta. Este hecho se concreta en la pérdida del movimiento voluntario, de la sensibilidad, además se producen trastornos neurovegetativos, alteraciones de las funciones vesical e intestinal, del sistema cardiovascular y de la función sexual”.

A todo lo anterior, se unen también la posibilidad de tener trombosis venosas profundas, espasmos musculares, osteoporosis, úlceras de decúbito, dolores neuropáticos crónicos, trastornos de la regulación de la temperatura corporal y complicaciones respiratorias.
Pero de lo que vengo a hablar es de la vejiga e intestino neurógeno, nuestra pequeña gran batalla diaria, lo peor de tener una lesión medular.
¿Estáis preparados para la escatología fisiológica? Allá vamos.

VEJIGA NEURÓGENA
La afectación de la médula espinal hace que la señal del cerebro no llegue correctamente a la vejiga y, por tanto, la orina almacenada en ella no puede controlarse bien, tanto por tener incontinencia urinaria como por no poder expulsarla completamente. Esto puede provocar continuas infecciones urinarias, renales, litiasis e insuficiencia renal.
El tratamiento médico consiste en reducir la presión de la vejiga con fármacos y vaciarla mediante sondajes intermitentes.

La mayoría de las personas con lesión medular nos sondamos de manera intermitente o llevamos una sonda permanente. Tener el suficiente control motor para poder realizar los autosondajes, permite vaciar la vejiga uno mismo, manteniendo la independencia que todos necesitamos y aumentando la calidad de vida.

El problema que pueden originar estos autosondajes son las continuas infecciones urinarias y que al tener que hacerlo varias veces al día, puede limitar a la persona a la hora de salir de casa por un largo periodo, aunque pueden realizarse también fuera si se mantiene cierta higiene y esterilidad.

Existen también de colectores, que permiten almacenar la orina durante más horas en una bolsa y vaciarla cuando se llene, prolongando así el tiempo entre sondajes, y reduciendo su número.
Los medicamentos que suelen recetar están indicados a controlar y reducir la frecuencia de los autosondajes. Si el tratamiento no fuera suficiente para poder mantener la orina en la vejiga entre sondajes, la inyección de la toxina botulínica, conocida coloquialmente como “Botox”, es otra de las posibles soluciones.

Suele usarse como relajante de la musculatura de la vejiga para poder mantener durante más horas la orina en ella, lo que permite aumentar el tiempo entre sondajes.

En resumen, las personas que tenemos una vejiga neurógena, que es la gran mayoría de personas con lesión medular, realizamos autosondajes cada 6 o 7 horas para poder vaciar completamente la vejiga.
Tenemos infecciones de orinas de repetición, y, por tanto, continuamente hacemos uso de los antibióticos, con el peligro que esto supone, ya que facilita el desarrollo de bacterias y microbios resistentes, dejando de ser útiles para luchar contra ellos, es la conocida “resistencia bacteriana”.

INTESTINO NEURÓGENO
Esta es la consecuencia más importante para la mayoría de las personas con lesión medular. No me atrevo a decir que para todas ellas, aunque sí lo creo, pues no he conocido a nadie que piense lo contrario.
El estómago y el intestino funcionan de manera similar a como lo hacían antes de la lesión medular, pero el control de la evacuación intestinal suele verse afectado.

Otras de las complicaciones del intestino neurógeno son las hemorroides, internas y externas, fecalomas, éxtasis gaseoso y abdomen agudo.

Las primeras semanas tras la lesión medular, las evacuaciones son sin ningún control, por eso es necesaria una reeducación intestinal.
La reeducación intestinal comienza eligiendo una hora para la evacuación y que sea siempre la misma. Es importante que sigamos una dieta rica en fibra para conseguir una consistencia adecuada y evitar el estreñimiento. Y, si con esto no fuera suficiente, se indica la prescripción de laxantes.

Si con esto tampoco se consiguiera, puntualmente se realizarían enemas. También puede darse el caso de tener que realizar una irrigación anal o intervención quirúrgica para resolver las dificultades en el control del intestino.
Siguiendo todas estas pautas, podemos llevar una vida prácticamente normal, sin escapes. Algunas personas lo hacen diariamente, otras alternando los días; unas prefieren por la mañana, otras por la noche. Cada persona decide cuándo y cómo hacerlo para que condicione su día y vida lo mínimo posible.

La reeducación intestinal es muy importante también para seguir manteniendo esa independencia e, incluso, dignidad, pero no asegura que no vayamos a tener escapes de vez en cuando.
Una comida picante, con exceso de fibra o una gastroenteritis puede originarlo.

Las personas que todavía pueden sentir la sensación de necesidad de evacuación tienen la posibilidad de intentar ir al baño, con cierta prisa ya que no pueden controlar el esfínter. Pero la mayoría no tenemos esa sensación, por lo que nos damos cuenta una vez ha pasado.

Supongo que todo el mundo puede hacerse una idea de lo que esa situación puede hacernos sentir, pero la sensación es inexplicable y lleva consigo una impotencia desgarradora.
Y no, no es un tema agradable, pero existe. Hay que hablarlo, es bueno que todo el mundo lo sepa, ya que facilitaría mucho esas situaciones.

Si todas las personas supieran que eso puede pasar, para nosotras, las personas con intestino neurógeno, sería menos vergonzosa la situación y podríamos llevarla con mayor naturalidad.

Igual es mucho pedir, pero por favor, si nos pasa, intentad quitarle hierro al asunto. Todos defecamos y, creednos, nos gustaría hacerlo como antes.
Lo intentamos a diario, pero, si por lo que sea, nuestro cuerpo decide actuar a deshora, ayudadnos a que sea algo natural y anecdótico.

Este texto lo he querido escribir por cada persona que me dice: “Qué pena que no andes”. Lo guardaré en “Favoritos” para remitirlo cada vez que me lo digan.

Es evidente que nos encantaría poder recuperar la capacidad de andar, pero lo que más anhelamos es poder tener un buen control de nuestra vejiga e intestino, no tener continuas infecciones y sentirnos seguros en cualquier situación.

Avatar de Usuario
eri
Mensajes: 25
Registrado: Mayo 3rd, 2014, 12:20 am
Agradecido : 27 veces
Agradecimiento recibido: 3 veces

Re: Lo peor de tener un informe a lesión medular

Mensajepor eri » Noviembre 8th, 2018, 1:30 pm

Excelente !

Avatar de Usuario
FUERZA
Mensajes: 798
Registrado: Septiembre 20th, 2005, 10:22 am
Tu relacion con lesion medular: Esposa de lesionado medular (C4 ASIA A)
Ciudad: España
Agradecido : 30 veces
Agradecimiento recibido: 2 veces

Re: Lo peor de tener una lesión medular

Mensajepor FUERZA » Noviembre 12th, 2018, 3:15 am

Real, como la vida misma!
"NECESITO CREER QUE ALGO EXTRAORDINARIO ES POSIBLE"

Avatar de Usuario
neto
Mensajes: 640
Registrado: Diciembre 7th, 2005, 3:02 pm
Ubicación: morelia mich .
Agradecido : 22 veces
Agradecimiento recibido: 8 veces
Contactar:

Re: Lo peor de tener una lesión medular

Mensajepor neto » Noviembre 27th, 2018, 8:34 pm

Excelente! ni una palabra que añadirle! tal cual! muchos dirán! lo jodido no esta en no poder andar! si no en lo ya mencionado, se lo he dicho mil veces a mi hermano pues se toma a la ligera que no pueda caminar, valla es lo de menos, lo realmente jodido es no tener la capacidad para retener o saber cuando, saludos amigos!
Es importante caminar pero es fundamental seguir avanzando.


Social Media

   
cron