Participa con nosotros!

Destinos turísticos... ¿Para todos?

Un tema que a todos nos interesa. Al momento de salir, a donde podemos ir que sea accesible, y que mejor que narrado por nosotros mismos.
Cuéntanos tus experiencias de viaje y descanso, o pregunta por sitios, entre todos investigaremos.
Avatar de Usuario
berny
Administrator
Mensajes: 2334
Registrado: Diciembre 31st, 1969, 7:00 pm
Ubicación: Colombia
Agradecido : 37 veces
Agradecimiento recibido: 64 veces
Contactar:

Destinos turísticos... ¿Para todos?

Mensajepor berny » Julio 3rd, 2018, 10:02 am

Estamos en vacaciones en casi todo el planeta. Vacaciones, esa maravillosa temporada en la que se busca espacios para compartir con la familia y amigos unos días de descanso para la mente y el cuerpo, después de meses de tareas múltiples y corre corres.


Para la mayoría de los mortales organizar un paseo es cuestión de conseguir un grupo dispuesto a pasar un buen rato, analizar el presupuesto con el que cuentan, buscar entre cientos de posibilidades la que más se ajuste y suene entretenida y disponerse a comprar.

Pero no es así de sencillo para todos. Para las personas con discapacidad la cosa se complica bastante y la oferta se reduce hasta el mínimo.

Digamos que quien va a pasear es un usuario de silla de ruedas. Resulta que va a salir con toda su familia y un grupo de amigos. Digamos que tienen un presupuesto equis que les alcanza para ir a cualquier ciudad de nuestra bella Colombia, teniendo en cuenta además que con este dólar, quién sale al exterior. Digamos que decidieron ir a un destino con playa. Una vez decidido, todo el paseo queda en cabeza de nuestro protagonista: vamos a donde usted esté cómodo. Usted decida.

El señor de la silla de ruedas comienza su búsqueda. Comienza por el hospedaje, llamando primero a los hoteles que tienen el aviso más grande en internet o el que se encuentre en promoción en algún portal dedicado al tema.

“Señorita, ¿tiene habitaciones accesibles’”.
“Disculpe señor, ¿qué es eso?”.
Tras una breve explicación de las necesidades, concluyen que hay unas habitaciones más grandes, pero tal vez “no le quepa la silla en el baño”. O en el mejor de los casos, la habitación sí es adaptada, pero no hay cómo llegar al comedor sin obstáculos o cómo entrar a la piscina.

Nuestro viajante se decide por el hotel más accesible o el menos inaccesible, depende de cómo se le mire, que se ajuste al presupuesto familiar. Y se aventura en el paseo, en el que cualquier sorpresa que encuentre tendrá que solucionarla en el camino.

Ahora piensa, ¿cómo llegar hasta el destino? En Colombia solo hay dos maneras de viajar: por tierra o por aire.

Digamos que nuestro viajante decide viajar por tierra, para ahorrar costos e intenta primero averiguar el viaje en bus. Entonces llama a las terminales de transporte, donde le dicen que no hay problema, que tienen rampas de acceso al terminal e incluso baños adaptados y en algunas (si está de buenas) hay ascensor. Pero el hombre se pregunta… ¿y para subir y bajar del bus?



“Ah señor, ahí si toca cargarlo”.
¿Por qué cargado? ¿Quién lo va a cargar? ¿Qué va a pasar en las paradas?

Y piensa en uno de los problemas ocultos de viajar por nuestras carreteras: ¿En qué lugar puede una persona usuaria de silla de ruedas entrar al baño en el camino?

En España, por ejemplo, se dieron cuenta de que las personas con discapacidad y los adultos mayores eran un mercado increíblemente grande y que preferían viajar en temporada baja, cuando más difícil es sostener los destinos turísticos. Por esta razón comenzaron a invertir en hacer accesibles sus ciudades y ahora son líderes en el tema y muestra de crecimiento y desarrollo.

Interesante, ¿no? Luego continuamos con la aventura.

Avatar de Usuario
berny
Administrator
Mensajes: 2334
Registrado: Diciembre 31st, 1969, 7:00 pm
Ubicación: Colombia
Agradecido : 37 veces
Agradecimiento recibido: 64 veces
Contactar:

Re: Destinos turísticos... ¿Para todos?

Mensajepor berny » Abril 23rd, 2020, 11:00 am

En el escrito anterior contaba la historia de un personaje usuario de silla de ruedas que estaba planeando un paseo con sus amigos y familiares. Estuvo buscando hotel y ahora anda decidiendo el medio de transporte hacia su destino. Ya investigó la posibilidad de ir en bus; ahora el hombre averiguará cómo sería si se fuera en avión.


Como primera acción llama a la aerolínea para averiguar el precio del pasaje y de paso preguntar si puede reservar el puesto de adelante, para que le sea más cómodo el viaje. Pero no puede. Le aclaran que debe llegar con buena anticipación y contar con la suerte de que la silla no la hayan tomado (lo cual es casi imposible) o que quien la tomó esté dispuesto a cambiar de lugar.

Analizando sus opciones, decide viajar en avión. Les cuenta a sus amigos y familiares la decisión, aclarándoles que aparentemente así será más sencillo para todos. Algunos lo acompañarán, otros se irán en bus por costos.

El día del viaje llega al puesto de atención de la aerolínea, el cual es mucho más alto que su nivel de visión desde la silla de ruedas y logra reservar el primer asiento. Quiere ir a comer algo, pues su vuelo sale en un par de horas. Va en busca de un buen restaurante, con la mala suerte de que el que le gustó, justamente, está a diez y ocho escalones de distancia. No importa, dice, “me tomo un tinto con almojábana… igual ni hambre tenía”.

Se dispone a abordar, pero se encuentra con la sorpresa de que no todos los terminales aéreos cuentan con puentes de acceso a la puerta del avión (en Colombia son contados y existen solo en ciudades principales). Así que debe someterse, igual que lo que quería evitar de su viaje en bus, a que lo suban cargado al avión, ante la vista atónita y curiosa de los demás pasajeros. Pero no puede ser en su silla de ruedas, pues no cabe en los pasillos del avión, así que debe trasladarse a una pequeña silla asistida que le facilitarán en el aeropuerto.

Se acomoda en su lugar. Afortunadamente para él, el viaje es corto por ser dentro del país, pues si fuera un viaje largo tendría que abstenerse de consumir líquido en todo el trayecto para evitar si le es posible, ir al baño, pues no tendría como llegar a este (recordemos que su silla de ruedas va en el equipaje) y aún si pudiera, no cabría en la minúscula cabina.

¡Al fin Llega a su destino! Baja del avión (de nuevo en brazos ajenos) y se dispone a transportarse al hotel.

En algunas ciudades (pocas) existen empresas especializadas en transporte de personas con discapacidad, que puede contratarse con una reserva anticipada (pagando una tarifa diferencial, por supuesto). Pero nuestro amigo llegó a una de las tantas ciudades en las que este servicio no existe, así que debe buscar alternativas. Un taxi tradicional, puede ser. En estos modernos días en que todo parece ser diseñado más pequeño, encontrar un carro donde quepa él, su equipaje y su silla, no es labor fácil; esto contando con que el conductor desee bajarse a ayudar a subir la silla al vehículo.

Entonces busca otra opción: un automóvil tipo Van, colectivo o busetica, le proponen. Suena lindo, pero ¿cómo subirse a uno de estos, cuando son altos, con escaleras y pasillos estrechos? El taxi vuelve a ser la opción, así que va en busca de uno espacioso y con un conductor amable y servicial.

El taxi lleva a nuestro viajero al hotel que el escogió de acuerdo con la descripción que le hizo la encargada y algunas fotos que encontró en el sitio web del establecimiento. Desde el carro alcanza a ver antes de llegar que hay una rampa bien construida para ingresar. ¡Agradable sorpresa! Siente un alivio que lo hace suspirar. Si pensaron en el ingreso, seguramente el resto del hotel sería cómodo para él.

“Señorita buenos días. Reservé una habitación accesible”.
“Bueno… accesible… este… mmm”.
Miradas van y vienen entre los empleados del hotel y el ya sabe lo que se viene…

De nuevo los dejaré en suspenso, para una tercera y última parte de esta odisea de viaje, no sin antes recalcar que, además de las necesidades de una persona que usa silla de ruedas, debemos tener en cuenta las de muchas otras personas que se movilizan, comunican, informan e interactúan de manera diferente al promedio de la humanidad. De ahí nace el Diseño Universal, que atrae turistas de todos los lugares del mundo.

Quiero compartirles una información interesante acerca del turismo accesible:

Según la OMS, aproximadamente el 15% de la población mundial tiene alguna discapacidad. Las discapacidades son diversas: físicas, sensoriales, mentales y cognitivas, con diferentes niveles de complejidad y necesidades específicas. Algunas son de nacimiento, otras se adquieren durante el ciclo de vida y muchas otras aparecen con la llegada de los años.

Un gran porcentaje de personas con discapacidad salen de sus ciudades por turismo o negocios, planeando su itinerario de acuerdo con los parámetros de accesibilidad de los destinos, siendo ellos los que finalmente toman la decisión de compra por todo su grupo social.

Avatar de Usuario
berny
Administrator
Mensajes: 2334
Registrado: Diciembre 31st, 1969, 7:00 pm
Ubicación: Colombia
Agradecido : 37 veces
Agradecimiento recibido: 64 veces
Contactar:

Re: Destinos turísticos... ¿Para todos?

Mensajepor berny » Abril 23rd, 2020, 11:04 am

Vengo hablando de un tema para muchos desconocido: el turismo accesible. Lo hago por varias razones; una de ellas es que me encanta pasear y me parece muy frustrante saber que hay tantos sitios con barreras, que podrían ser evitadas tan solo con buena intención y algo de creatividad.


En las dos primeras partes contaba la aventura ficticia de un personaje usuario de silla de ruedas, que decide salir de viaje con su familia y amigos. Primero averigua las opciones desde su ciudad de origen y luego decide embarcarse en avión a su destino, contando con la información que le suministraron telefónicamente.

En la tercera y última parte de esta serie, el viajero ya llegó a su destino y se baja del taxi en el hotel que, a pesar de que desde afuera da una muy buena impresión, pues tiene una bonita rampa en la fachada (que da indicios de un interior cómodo y autónomo), es solo apariencia.

Al consultar al personal encargado por su habitación accesible, reservada con anticipación con la solicitud específica de que estuviera adecuada, el nerviosismo de sus interlocutores es evidente.

Pues señor: sí tenemos una habitación que es más grandecita y yo creo que ahí se acomoda, le dice la encargada.
Ya nuestro muy paciente personaje sabe que algo anda mal, pero accede a ir a conocer la habitación, teniendo en cuenta que está en una ciudad ajena y las opciones a esas alturas no son muchas. Efectivamente el lugar es cómodo y se puede mover sin barreras, pero… ¿¡y el baño!?

Posiblemente lo más importante en un dormitorio de hotel para un huésped es la utilización de este vital espacio. A pesar de que nuestro protagonista descubre que el interior de las instalaciones sanitarias es grande, espacioso y cómodo; que en lugar de bañera, hay una ducha bien diseñada en la que la silla de ruedas podría entrar sin problemas y que además el lavamanos, inteligentemente, fue instalado por fuera de este espacio, todo esto solo lo puede constatar desde fuera del baño, pues la puerta de acceso a él es estrecha y la silla de ruedas no cabe.

Discusiones van y vienen, pero la conclusión final es la misma: si no puede usar el baño, ¿cómo puede pasar sus vacaciones?

Así que recién llegado, agotado, con un nivel alto de estrés (en medio de su descanso), tiene que buscar un hotel accesible en una ciudad desconocida y sin ayuda de los empleados del primer hotel, pues obviamente no saben dónde se puede encontrar un lugar adecuado.

Pero todas estas historias de aventuras y desventuras son solo el comienzo de una serie de necesidades no cubiertas en materia de turismo, que se pueden encontrar en un destino.

La infraestructura física de nuestras ciudades y los espacios de esparcimiento no cuentan con características que permitan que todos los usuarios, independiente de sus capacidades, puedan disfrutarlas con comodidad y autonomía. Encontramos una gran variedad de obstáculos como:

Las playas: en Colombia no contamos con playas accesibles en las que una persona con silla de ruedas pueda llegar más allá de las calles de concreto, pues las ruedas no se mueven en la arena.
Los restaurantes: en ellos además de escalas en el ingreso, encontramos mesas bajas donde no es posible acercarse con silla de ruedas y casi ninguno cuenta con baños accesibles ni menús en braille.
Los bares y las discotecas: muchas veces ubicados en segundos pisos y sin comodidades accesibles en su interior.
Los museos: muy pocos cuentan con opciones de uso para personas con discapacidades sensoriales (visión, oído) y en algunas ocasiones los espacios no son físicamente adecuados.
Parques y ciudades enteras con aceras en mal estado o con ausencia total de ellas.


En general no estamos preparados para recibir la inmensa cantidad de personas que se mueven, ven, escuchan o se comunican de manera diferente al promedio de la humanidad. Y por esta razón, perdemos un gran mercado.

Tenemos mucho por mejorar y si lo comprendemos y tenemos voluntad, podemos cambiar la realidad actual y hacer de nuestro país un destino que todos podamos disfrutar.

Avatar de Usuario
FUERZA
Mensajes: 802
Registrado: Septiembre 20th, 2005, 10:22 am
Tu relacion con lesion medular: Esposa de lesionado medular (C4 ASIA A)
Ciudad: España
Agradecido : 39 veces
Agradecimiento recibido: 4 veces

Re: Destinos turísticos... ¿Para todos?

Mensajepor FUERZA » Abril 24th, 2020, 1:46 am

Pocas veces hemos viajado, mi marido y yo, en estos 16 años de lesión.

Solo tres veces: 2 en nuestro coche y 1 en avión + coche alquilado (adaptado, por su puesto), por muy poquitos días (nunca más de 4 fuera de casa) y siempre acompañados.

La mezcla de ilusión y estrés durante los preparativos, el viaje y la estancia al final se convierte en una inmensa alegría regresar a casa. Y te planteas si realmente ha merecido la pena... :->
"NECESITO CREER QUE ALGO EXTRAORDINARIO ES POSIBLE"

Avatar de Usuario
montse
Mensajes: 1311
Registrado: Abril 23rd, 2007, 2:21 pm
Ubicación: Spain
Agradecido : 1 vez
Agradecimiento recibido: 18 veces

Re: Destinos turísticos... ¿Para todos?

Mensajepor montse » Abril 24th, 2020, 9:25 am

la ilusion del viaje, los inconvenientes del viaje i acabas deseando volver a casa :mrgreen: . Eso si planeando otro viaje porque crees ira mejor. :lol:
La cosa es saber que donde vas sea lo maximo accesible, asi que buscar mucha informacion i a disfrutar ;-)
montse

.. a diferencia de muchas emociones sabes el dolor nunca te decepciona siempre duele i cuando no sabes como o porque te duele regresa a diferente hora tal vez,diferente lugar pero vuelve a ti....aunque no lo quieras...


Social Media

   
cron